Biomagnetismo

 

 

Bio Salud Integral

 

El Biomagnetismo, es un sistema terapéutico desarrollado por el Dr. Isaac Goiz Durán de México. Esta disciplina terapéutica busca el equilibrio bioenergético, cuya alteración tiene repercusiones funcionales producidas tanto por virus como por bacterias.

El Biomagnetismo equilibra el funcionamiento de las glándulas endocrinas y a la vez, en el área emocional, logra una notable mejoría en el estado de ánimo en la mayoría de los pacientes, liberando estrés y procurando un mayor vigor energético.

El Biomagnetismo al corregir distorsiones del pH (potencial de Hidrógeno. Medida de acidez o alcalinidad) contempla el área bioquímica de la salud, pero al mismo tiempo involucra un ámbito biofísico, energético, electromagnético de la vida humana.

Estudia, detecta, clasifica y corrige las alteraciones fundamentales del PH de los organismos vivos, pues al nivelarse el PH, por medio del Biomagnetismo medicinal, se regulan y corrigen las patologías infecciosas.

Este sistema terapéutico consigue identificar la etiopatogenia de las enfermedades virales y bacterianas, así como las disfunciones glandulares, por medio de la medición cualitativa de los cambios del PH que los microorganismos patógenos provocan en los órganos.

La simpleza de este sistema permite trabajar con imanes potentes pero inofensivos, de distintas formas, con los cuales se consiguen contundentes resultados. Frecuentemente se usan imanes redondos como monedas, forrados con cuero para facilitar su manipulación y con colores para marcar la polaridad de cada cara del imán.

CONCEPTO DEL PAR BIOMAGNETICO

El Biomagnetismo medicinal se basa en el sorprendente descubrimiento, hecho en México por el Dr. Isaac Goiz Durán en 1988, el cual llama: EL PAR BIOMAGNETICO

El descubrimiento del par biomagnético, confirma la dualidad, física, biológica y energética de los organismos vivos y de sus manifestaciones tanto de salud como de enfermedad, es decir que las manifestaciones patológicas y patogénicas se forman a partir de polos bien definidos -positivo y negativo- que se salen de la entropía orgánica en donde se establece como ley natural la salud.

La revisión del paciente con los principios del Biomagnetismo medicinal, establece que se genera un par bien definido de polos con carga contraria, que se ubican en partes determinadas del cuerpo y que buscan la estabilidad energética.

Existen en el cuerpo puntos específicos que van hermanados presentando polaridades magnéticas contrarias, Norte y Sur como en un imán común. Al igual que en el caso de los puntos de acupuntura, la ubicación de estos pares biomagnéticos están ya definidos por el Dr. Goiz en un mapa del cuerpo.

Lo sorprendente es el descubrimiento de que cuando estos pares se desequilibran, en el polo sur de ellos se concentran focos de determinados virus (ya identificados por sus nombres) en un ambiente de pH ligeramente más ácido, mientras que en el polo norte se ubican ciertas bacterias también previamente identificadas, pero en un medio de pH algo más alcalino que en el resto de los tejidos.

El Dr. Goiz logró determinar, además, que entre ambos focos de virus y bacterias se establece una comunicación a distancia, en forma de ondas electromagnéticas, en lo que se conoce como biorresonancia magnética, lo que permite la retroalimentación energética entre dichos microorganismos, los que se potencian en su virulencia y capacidad de resistencia frente a los anticuerpos del sistema inmune.

En la práctica el Biomagnetismo demuestra que aplicando imanes de una determinada fuerza y polaridad en puntos específicos del cuerpo, se consigue exterminar en tiempo breve, virus, bacterias, hongos y parásitos, que son causa de la mayoría de las enfermedades graves del hombre, incluso algunas en las que la medicina oficial no siempre reconoce una etiología microbiana.

Cuando a través de un singular test muscular se identifican los pares biomagnéticos desequilibrados e infectados, sobre los puntos correspondientes de estos pares, se colocan imanes de la misma polaridad y de una fuerza superior a los 1000 gauss, lo que produce una interrupción de la retroalimentación energética y simultáneamente se tiende a corregir el pH alterado. Esto redunda en el exterminio de los mencionados microorganismos que pierden su sustento energético.

Hay que destacar que el Biomagnetismo extermina con gran efectividad especialmente a los virus, lo que la medicina convencional hasta la fecha no consigue. Por su pequeñísimo tamaño y rapidez de reproducción el virus no soporta el impacto magnético que altera su ADN y produce un verdadero cortocircuito en su estructura electromagnética. Al liberarse de estos indeseables huéspedes el paciente experimenta substanciales mejorías.

Podemos testimoniar que en pocas sesiones, un gran porcentaje de pacientes experimentan rápidas y notables mejorías, que no se dan comúnmente con otros tratamientos.

El Biomagnetismo medicinal es también un procedimiento preventivo de la salud, al detectar oportunamente la patología, aún antes de su manifestación clínica. Es sabido que los organismos superiores pueden ser portadores asintomáticos de microorganismos patógenos, aparentemente en las mucosas de los sistemas respiratorio y digestivo. La detección precoz de estos microorganismos permite frenar el desarrollo de diversas enfermedades.

Esta técnica es simple pero a la vez muy eficiente, poco invasiva y sin los dañinos efectos secundarios de los fármacos. No requiere de electricidad ni que el paciente se desnude, pues los imanes se colocan sobre la ropa.